Matrimonio igualitario, adopción, identidad de género: las claves de la iniciativa de Peña Nieto

iniciativa_nietoEl presidente propone reformar el artículo 4 constitucional y diversas disposiciones del Código Civil Federal para garantizar la igualdad y la no discriminación a la comunidad LGBTTI.

En la Constitución mexicana se debe incluir el derecho al matrimonio igualitario “para evitar las restricciones injustificadas” que actualmente impiden que personas del mismo sexo contraigan matrimonio en la mayoría de los estados, propuso el presidente Enrique Peña Nieto este martes en una iniciativa que envió al Congreso.

Según el mandatario federal, ese derecho incluso da pie a otros beneficios de tipo fiscal, de solidaridad, por causa de muerte de una de las personas cónyuges, de propiedad, en la toma de decisiones médicas o migratorios para personas extranjeras; por lo que urgió a garantizarlo.

Pero la iniciativa presidencial también incluye modificaciones al Código Civil Federal para ampliar los principios de igualdad y no discriminación que actualmente afectan el ejercicio de derechos y libertades de las personas de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual, (LGBTTTI).

Los cambios fundamentales al Código Civil Federal que presentó Peña Nieto se agrupan en cuatro puntos:

Matrimonio igualitario para todos

Se propone modificar 14 artículos del Código Civil Federal para eliminar la premisa que indica que el fin del matrimonio es “la perpetuación de la especie”. Los cambios propuestos señalan al matrimonio como la unión libre de dos personas mayores de edad que tienen la intención de tener una vida en común para procurarse ayuda mutua, solidaridad, respeto e igualdad.

“El derecho a formar una familia le corresponde a todas las personas sin importar su orientación sexual. Por tanto, la protección constitucional hacia la familia no se limita a un tipo particular o tradicional de ésta que tenga como presupuesto al matrimonio heterosexual y cuya finalidad sea la procreación”, indica Peña Nieto en la exposición de motivos.

También se eliminan los términos y preceptos discriminatorios que actualmente definen al matrimonio como la unión de un hombre con una mujer y dan origen a una relación de esposo y esposa ó de marido y mujer.

Igualdad de condiciones para la adopción

La iniciativa del presidente propone ampliar la fracción III del artículo 390 del Código Civil Federal para agregar que “la orientación sexual o la identidad y expresión de género” no constituyen un obstáculo para considerar que una persona es apta y adecuada para adoptar.

“Negar el derecho a ser adoptado a un niño o una niña por el sólo hecho de la orientación sexual de las personas adoptantes deriva en una conducta discriminatoria, tanto para ellas, como para el propio niño o niña que pretende ser adoptado, pues se les desconoce su derecho a tener una familia, en el sentido más amplio posible de este concepto”.

Garantizar la identidad de género

Peña Nieto propone agregar al Código Civil Federal el artículo 136 Bis: “las personas podrán solicitar la expedición de una nueva acta de nacimiento para el reconocimiento de la identidad de género”.
Y señala que la emisión de una nueva acta “no debe sujetarse a la condición de que la persona se realice algún procedimiento médico de reasignación de sexo”, pues “se estarían violentando sus derechos”.
Según el presidente, ejercer el derecho a la identidad tras permitir el cambio de nombre y de sexo establecidos en documentos oficiales implica “cumplir con el principio y derecho de igualdad y no discriminación”.
El texto señala que los estados deben realizar las medidas legislativas y administrativas necesarias para que los documentos de identidad como actas de nacimiento, pasaportes o registros electorales “reflejen la identidad de género que la persona defina por y para sí”.

Divorcio sin expresión de causa

Para completar su iniciativa, el presidente Peña Nieto propone modificar el artículo 267 del Código Civil Federal. Señala que, actualmente, las causales de divorcio son “verdaderos obstáculos para que las personas puedan obtener la disolución de su matrimonio”.
Se describe a estas causales como anacrónicas, inoperantes, obsoletas y discriminatorias que atentan contra el libre desarrollo de la personalidad.
Ante ello, se propone que “la sola manifestación de voluntad de uno de los cónyuges de no querer continuar con el matrimonio es suficiente, sin importar la posible oposición del otro cónyuge” para el divorcio.
Entre las causales de divorcio vigentes están: el adulterio “debidamente probado”, que una mujer dé a luz durante el matrimonio y que éste “judicialmente sea declarado ilegítimo”, “padecer enajenación mental incurable”, “hábitos de juego o de embriaguez”, “padecer sífilis, tuberculosos o cualquier otra enfermedad crónica o incurable”, entre otras.

Peña Nieto presentó estas iniciativas al conmemorar el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia y tras celebrar, por primera vez en México, un evento en la Residencia Oficial de Los Pinos con la comunidad LGBTTTI.

Aunque en 2010, cuando era gobernador del Estado de México, Peña Nieto dijo que no compartía “la idea de que quienes se unen, dos personas del mismo sexo, tengan derecho a adoptar”, su iniciativa indica que “la orientación sexual constituye un elemento esencial para la dignidad de toda persona”.

“La orientación sexual no puede ser motivo de restricción de derechos”.